El proyecto COV-RED para la detección del coronavirus en aguas residuales en el que participan Cadasa, EMA, MagnaDea y la Universidad de Oviedo recibe uno de los Premios Cruz Roja de Tecnología Humanitaria

Consorcio de Aguas de Asturias > CADASA > El proyecto COV-RED para la detección del coronavirus en aguas residuales en el que participan Cadasa, EMA, MagnaDea y la Universidad de Oviedo recibe uno de los Premios Cruz Roja de Tecnología Humanitaria
Premio Cruz Roja Cadasa

El proyecto COV-RED, impulsado por el Consorcio de Aguas de Asturias (Cadasa), la Empresa Municipal de Aguas de Gijón (EMA), la Universidad de Oviedo y la ingeniería asturiana Magna Dea, para la detección del Covid-19 mediante el análisis automatizado de aguas residuales en redes de saneamiento ha recibido uno de los Premios Cruz Roja Tecnología Humanitaria “Mención Especial COVID-19”.

Estos galardones distinguen las mejores ideas, prototipos o soluciones completamente operativas que destacan por su carácter creativo e innovador en la aplicación de las nuevas tecnologías, en beneficio de acciones humanitarias y de colectivos desfavorecidos. El objetivo del proyecto es desarrollar un sistema robotizado de detección automática y alerta temprana, con transmisión de datos en tiempo real, del SARS-CoV-2,instalado en redes de saneamiento, que localiza el origen del brote hasta 16días antes de la aparición de pacientes con síntomas.

Podría adaptarse para identificar otros virus y bacterias. La principal innovación de este proyecto de investigación es que se está desarrollando el prototipo de un sistema totalmente automatizado (con robots y brazos robóticos encargados de realizar todas las etapas) para muestrear aguas residuales desde cualquier red de saneamiento, proceder a la concentración de las posibles partículas virales de SARS-Cov-2 existentes en ellas, extraer el genoma RNA viral con alta pureza (sin la presencia de los inhibidores de PCR, normalmente presentes en muestras ambientales), preparar las diferentes reacciones de cuantificación del virus por qRT-PCR, poner en marcha las mismas en el equipo termociclador (sin asistencia humana) y elaborar los datos, de forma que ante posibles detecciones positivas del virus en una o varias muestras, éstas se puedan comparar con las cuantificaciones previas, determinando si se está produciendo un nuevo brote local de COVID-19 y adscribirlo a una zona geográfica concreta, según la estación de muestreo de aguas residuales de donde haya procedido esa muestra.

Este sistema automatizado (incluyendo la interpretación y elaboración de los datos, así como su transmisión) de cuantificación de SARS-Cov-2 en aguas residuales será muy útil a la hora de poder anticipar en varias semanas la presencia de un nuevo rebrote dela enfermedad, ya que el virus es excretado por heces y orina en cantidades altas en las personas infectadas (incluyendo en las asintomáticas. sin síntomas respiratorios de ningún tipo), llegando a las aguas residuales, donde el virus queda inactivado, pero su genoma está presente para ser utilizado en la cuantificación por qRT-PCR.

El proyecto se ha presentado recientemente a una convocatoria del IDEPA para la concesión de subvenciones dirigidas a la ejecución de proyectos de I+D en el PrincipadodeAsturiasparaelejercicio2020(ProgramaRIS3-Empresa).

Recortes de Prensa

I-Agua

RTPA

EuropaPress

El Comercio

La Vanguardia

La Voz de Asturias

20 Minutos

Aguas Residuales 

Deja tu comentario

1 + 6 =