Los afectados por la depuradora culpan del retraso en la reforma «a todos los gobiernos»

Consorcio de Aguas de Asturias > Prensa > Los afectados por la depuradora culpan del retraso en la reforma «a todos los gobiernos»

Lamentan que se aplace un año más la solución de los malos olores, reconocen el esfuerzo de Cadasa para reducirlos y denuncian que se sienten «abandonados»

El aplazamiento en los Presupuestos Generales del Estado de este año de la partida comprometida de cuarenta millones de euros para reformar la estación depuradora de Maqua y evitar así los malos olores y riesgos para trabajadores y vecinos cayó ayer como un jarro de agua fría en las poblaciones cercanas a la planta. «Es una vergüenza», «nos sentimos abandonados», son algunas de las frases pronunciadas por el presidente de uno de los colectivos vecinales más activos en los últimos años, Enlaze Laviana. Agustín García está, al igual que sus paisanos, «harto», y reparte las culpas por igual a gobiernos populares y socialistas, «porque se pasan la patata unos a otros», y sospecha de la influencia del panorama nacional «para pensar que el dinero de Maqua se ha desviado a otros sitios».

Los vecinos saben mejor que nadie la cronología de su lucha para acabar con los malos olores en el entorno de la depuradora. Tal y como recordaba ayer Enlaze Laviana, «en 2017, la Confederación Hidrográfica nos dice que se está terminando de elaborar un proyecto de reforma de la depuradora que se comenzará a acometer a finales de 2018. En febrero de 2018 nos enseñan el proyecto de reforma y nos dicen que para finales de año se comenzarán las obras. Cambia el gobierno y se nos dice que será para 2019, pues no se habían consignado en el presupuesto los cuarenta millones de euros que cuesta dicha reforma». Hasta ahí pensaban que el problema quedaría solucionado en el proyecto de presupuestos de este año, pero su pesadilla continúa.

«Ahora con el nuevo gobierno no se adjudica la partida en los presupuestos de 2019 y se nos dice que será para 2020. Siempre pasa igual con las obras a realizar en Asturias, retrasos y más retrasos por parte de los distintos gobiernos centrales. Nos tienen completamente abandonados y en el caso de la depuradora es algo muy grave, pues esta depuradora, cuando más depura, lo hace a un 46%, con lo cual las aguas están siendo vertidas al mar sin depurar como se debiera», añaden. Agustín García, presidente vecinal, concluye ante esas premisas que «es vergonzoso el trato que se nos da desde los distintos gobiernos centrales que tuvimos o tenemos».

No obstante, García reconoce «los esfuerzos de Cadasa desde que protestamos en la primavera de 2017 para reducir los malos olores. La verdad es que tanto la director de la planta como el responsable de explotación, Alberto Villa, saben de lo que hablan y te explican las cosas bien, como son. A partir de ahí para arriba, todo son problemas. Se ríen de la gente».

La asociación Enlaze de Laviana recuerda que el problema de los malos olores en la depuradora de Maqua «es de diseño, aunque luego vas a la Confederación Hidrográfica y allí te dicen que es de mantenimiento. Es increíble que algo que costó unos veinte millones de euros haya que repararlo ahora invirtiendo cuarenta millones, el doble». Agustín García también alude al problema al que se enfrenta España con las multas de la Unión Europea por el saneamiento y volvió a denunciar el «abandono» en esta materia que sufren varias localidades rurales de Gozón.

Compromiso de ejecución

Por su parte, el gobierno local de Avilés recordó ayer a través de su portavoz y concejal de Urbanismo, Luis Ramón Fernández Huerga, que el proyecto de reforma de la depuradora «está en tramitación. Existe un anteproyecto de 2017 y en los primeros meses de 2018 -con el Partido Popular en el Gobierno central- no se inició el trámite ambiental que se va a poner ahora en marcha. Esperemos que sea el más reducido para la adjudicación después del proyecto y de la obra, que está comprometida en estos presupuestos». Para el dirigente socialista, «lo fundamental es que se va a hacer, se va a licitar y forma parte de los proyectos de interés del Estado».

Tal y como adelantó ayer LA VOZ DE AVILÉS, los presupuestos generales del Estado no incluyen en 2019 la partida de cuarenta millones de euros que hubiese sido necesaria para abordar este año las obras de reforma de la depuradora de Maqua.

En los próximos dos meses se abordará la declaración de impacto ambiental del anteproyecto de reforma de la depuradora, tras una fase de consultas previas en las que está inmerso. Esta declaración de impacto ambiental será por el procedimiento simplificado. El siguiente paso sería abrir el proceso de licitación de la redacción y ejecución de las obras de construcción de un nuevo edificio.

El concurso debería desembocar a finales de este año en la convocatoria de un concurso público que, según confirmó a este periódico un portavoz de Confederación Hidrográfica del Cantábrico, sería de proyecto y también de obra.

Fuente de la noticia: El Comercio

Deja tu comentario

dieciseis − 1 =