El emisario ya puede recibir vertidos del colector industrial tras las mejoras en las conexiones

Consorcio de Aguas > Prensa > El emisario ya puede recibir vertidos del colector industrial tras las mejoras en las conexiones

El Principado culmina una inversión de más de medio millón de euros en Maqua que aumenta la seguridad con nueva electrónica y compuertas y da prioridad a los caudales de las empresas

El colector industrial ya está en condiciones de recibir los vertidos de las multinacionales conectadas a sus tuberías. Podrían hacerlo mañana mismo a tenor del resultado de las obras de acondicionamiento y mejora de la seguridad en la conexión con el emisario de Xagó en las instalaciones de Maqua, culminadas en los últimos días por la empresa Tragsa para el Principado, que ha invertido 527.000 euros. La parte técnica está completada y ahora solo falta sellar el acuerdo para que la Consejería de Medio Ambiente asuma, a través de Cadasa, con garantías jurídicas el traspaso de la gestión del sistema por parte de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico.

Posteriormente, empezará a correr el plazo que el gobierno regional ha dado a las empresas multinacionales tanto de la margen derecha como de la izquierda de la ría de Avilés, que deberán conectarse al colector previa depuración de los residuos que generan en sus propias instalaciones. En ese momento se podrá decir que el saneamiento integral de Avilés quedará culminado seis años después de la construcción del colector integral, que presentó fallos de estructura y desencuentros posteriores entre los gobiernos central y regional sobre la cesión de gestión y las garantías jurídicas que conlleva.

Las dos tuberías del colector industrial forman ya parte del gran mecano de conducciones y sistemas eléctricos que son las instalaciones de la estación de tratamiento y depuración de Maqua. Las obras ejecutadas en las últimas semanas por Tragsa han permitido encajar el colector en el sistema de conexiones con el emisario submarino para mejorar la seguridad y minimizar los riesgos en situaciones extremas. A Maqua llegan dos grandes tuberías, una de un diámetro de 1.000 milímetros que nace en Tabaza, en una caseta visible en la rotonda de distribución del tráfico a la que llega a su vez una tubería procedente de Cogersa y otra de Dupont. Desde allí recorre las instalaciones de ArcelorMittal en dirección a Corvera y Avilés con varias conexiones (acería LD-III, TBC y Laminación, donde también se conecta el depósito de Fertiberia a la entrada del Parque Empresarial Principado de Asturias). Después transcurre por el vial norte del PEPA y la margen derecha de la ría, donde se conectan los muelles de Valliniello del Puerto y Alcoa, hasta llegar finalmente a la entrada de las instalaciones de la depuradora de Maqua.

Tragsa ha instalado caudalímetros que permiten controlar el volumen de vertidos (la capacidad máxima del colector será de 1.500 litros por segundo). Además, Confederación también ha colocado válvulas de aislamiento en las entradas y salidas de los procesos de bombeo.

Las aguas del colector industrial de la margen derecha rompen carga en un depósito al que también llegan los caudales de otro tramo de tubería, en este caso de un diámetro de 400 milímetros, que cruza bajo la ría bombeado desde Asturiana de Zinc y que también recogerá los vertidos de Saint-Gobain.

Desde ese depósito las aguas industriales se conducen por gravedad a la zona de conexión de la depuradora de Maqua con el emisario submarino, la ‘zona cero’ de las obras ejecutadas en los últimos días. Las aguas residuales del saneamiento de Avilés, Castrillón, Corvera y Gozón que salen de la planta depuradas serán reguladas por una gran compuerta que estará en constante funcionamiento según las necesidades de alivio del colector industrial.

El objetivo es dar prioridad a los residuos industriales, de forma que las aguas del colector, que llegarán a Maqua tratadas por las empresas que hacen los vertidos, siempre tengan salida al emisario de Xagó. De esta forma, en caso de necesidad, se verterán a la ría los caudales que provienen de la depuradora, los urbanos. Se verterían a través del canal provisional que se ha habilitado estos días mientras se realizaban las obras de conexión del colector al emisario.

El objetivo de Medio Ambiente y de Cadasa es minimizar riesgos de posibles vertidos contaminantes mediante la garantía de funcionamiento del sistema público de control y tratamiento de las aguas residuales. Es decir, que si en algún momento hubiera que hacer vertidos a la ría serían desde la depuradora, donde las aguas son tratadas con total garantía de control. Las aguas industriales, que también deberán ser depuradas en origen bajo responsabilidad de las empresas, siempre serán vertidas mar adentro a través del emisario submarino de Xagó. En el caso de que se detectara en estos caudales alguna sustancia contaminante, los sistemas de control instalados en el colector permitirán determinar el origen de los mismos para exigir responsabilidades a la empresa correspondiente.

Además de las obras de conexión del colector industrial, la Consejería de Medio Ambiente también ha ejecutado mejoras en el emisario para intentar paliar la continua acción corrosiva del entorno de las instalaciones, donde el aire marino y los sulfatos son un enemigo continuo. Así, se han reparado algunas fugas detectadas, además de la sustitución de los sistemas eléctricos y la solución de los problemas de nebulización cuando entraban en funcionamiento las bombas del emisario.

LA VOZ DE AVILÉS ha contactado con las empresas que están obligadas en función de sus autorizaciones ambientales a depurar y realizar el vertido de sus aguas residuales al colector industrial. Todas tienen un mes de plazo desde que reciban la notificación del Principado, excepto ArcelorMittal, que tiene tres meses. En su caso, la multinacional asegura que ha realizado una inversión de ocho millones de euros y que está en fase de revisión de la instrumentación y de obras menores, además de preparar el protocolo de funcionamiento y mantenimiento de los sistemas.

Alcoa manifiesta que «estamos pendientes de recibir la notificación indicándonos cuándo tenemos que conectarnos al nuevo colector industrial. La fábrica de Alcoa está lista y preparada para la conexión cuando nos digan». Es la misma postura que Asturiana de Zinc, que también ha finalizado las obras de adaptación de sus vertidos para conectarse con garantías al colector. Este periódico ha contactado con Saint-Gobain y Fertiberia, aunque sin respuesta con respecto a sus planes.

Solo están obligadas a conectarse al colector industrial aquellas empresas cuyas autorizaciones ambientales lo especifique. El resto se considera que sus residuos son asimilables a urbanos y los gestionan a través de los sistemas generales de saneamiento de los concejos a los que pertenecen.

Fuente de la noticia: La voz de Avilés

Deja tu comentario

cinco − 4 =